La Casa de Zafra es la “puerta de entrada” al barrio Patrimonio de la Humanidad del Albaicín, y Kelevra ha sido el encargado de desarrollar las aplicaciones móviles que se pueden utilizar en el mismo.